¡Vámonos a Tlaxcala!

 

Como toda ciudad, debes comenzar tu viaje en el Centro Histórico. Para que lo conozcas de punta a punta, súbete al tranvía turístico, y en un recorrido de 25 minutos, aproximadamente, apreciarás los principales atractivos de la urbe como el Palacio de Gobierno, la Casa de Piedra, museos y mucho más.

que mas visitar.jpg

Siguiendo con tu recorrido, visita la Capilla del Rosario, una capilla abierta con tres arcos que la hacen una de las más bellas de México. Esta edificación es el escenario perfecto para tomar una fotografía y llevarla al baúl de los recuerdos.

También aprovecha para ir a Huamantla, Pueblo Mágico en donde los bordados predominan y se hacen notar su belleza. Gracias a su belleza inigualable, también ha sido escenario de película, como La Escondida, filme de la época de cine de oro mexicano ambientada durante la Revolución y protagonizada por María Félix y Pedro Armendáriz.

Obvio no puedes decir que visitaste Tlaxcala si no probaste alguno de sus platillos típicos como los escamoles, el mixiote de conejo, la carne en pulque o la famosa sopa tlaxcalteca. En cuanto a postres, te recomendamos los dulces tradicionales como las palanquetas, los muéganos y las frutas cristalizadas. Pero si de verdad buscas algo diferente, entonces date gusto con el requesón con miel de piloncillo. Acompaña siempre con un buen pulque, bebida típica de la región.

pulqu.jpg

Pero, sin lugar a dudas, el imperdible del estado es el Santuario de las Luciérnagas, un bosque donde la segunda semana de junio y hasta los primeros días de agosto, podrás ver cómo estos pequeños insectos iluminan los árboles de coníferas. ¡Un espectáculo maravilloso!

Para finalizar tu recorrido por el estado más pequeño de México, visita la zona arqueológica de Cacaxtla, famosa por la excelente conservación de sus pinturas donde apreciarás que los colores rojo, amarillo, azul, negro y blanco eran de los más utilizados.

que es.jpg

¿Has visitado Tlaxcala? ¡Cuéntanos tu experiencia viajera!